10 noviembre 2006

Nº 21: REMINGTON STEELE

Aquí tenemos una de esas series policiacas que tanto gustaban en los 80, al más puro estilo Luz de luna, en el que una pareja de detectives se mete en toda clase de lios con tal de resolver el caso en cuestión, y eso sí, evitando la tensión sexual entre ambos.
Remington Steele se emitió entre 1982 y 1987, aunque llegó a España en 1986. Una serie que nuestras madres veían porque no querían perderse a un jovencísimo y desconocido Pierce Brosnan, que ya apuntaba maneras y sospechas de que llegaría lejos.
La historia es sencilla: una joven detective, Laura Holt ve que se ha metido en un mundo que todavía es considerado "cosa de hombres" cuando funda una agencia que lleva su nombre y no llega ni un caso. Por eso, decide contratar a un hombre de dudoso pasado, para que se haga pasar por un gran detective que, en apariencia, es su jefe. La agencia de investigación cambia radicalmente, las ofertas de trabajo son numerosas ya que se ha corrido la voz de que Remington Steele es uno de los mejores detectives de Estados Unidos.
Como personaje secundario tenemos a Mildred, una señora de la tercera edad que fue agente secreto y perdió su empleo por ayudar a Steele a que saliera indemne de un asunto de evasión de impuestos, Remington se siente en deuda con la mujer y la contrata para la agencia.
En conclusión, una serie entretenida con guiños a grandes películas de intriga como Encadenados, Cayo Largo, El halcón Maltés, ya que muchas veces se utilizan referencias a ellas para resolver los casos.

4 comentarios:

Carson Dyle dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kooka dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kooka dijo...

Hola Lydia, creo que tengo que hacer aquí un pequeño inciso como buena fan de la serie que soy (o que fui en su día). En realidad Laura Holt no contrata a Remington Steele, sino que, para conseguir hacerse un hueco en un mundo machista como lo es el de los detectives privados, decide inventarse un "jefe", al cual llama Remington Steele, y cuando los clientes piden hablar con él personalmente, Laura esquiva de un modo muy hábil sus peticiones. Y llega un día en el que aparece Pierce Brosnan de la nada, haciéndose pasar por Remington. Y es en ese momento, después de una discusión y un caso resuelto, cuando Laura lo contrata.
Sé que fue así porque tuve el lujo de poder ver el episodio en concreto en el que pasa todo esto.
Un besazo, wapa, se te da muy bien.

Quejio dijo...

Ay sí...Esta serie nos encantaba a mí y a mi madre. Bueno a mi madre sobretodo Pierce. La serie era bastante entretenida, y la intriga de los personajes a ver cuánto tardarían en liarse, pues aún enganchaba más. El personaje de la secretaria también lo recuerdo con gran cariño.

Saludos desde la Luna