22 agosto 2008

Me abuuuuuurro

(Bostezo) Qué rollo de verano. No sé si es muy normal o soy de las pocas personitas en el mundo que se aburre siempre que se supone que hay que pasarlo bien - Navidad, verano, cumpleaños... -.
Este año no salgo de vacaciones. En casa nos hemos estado dedicando a la redecoración: pintar, pintar, pinta sin parar, mojar extender y vuelta a empezar. (Si no visteis Barrio Sésamo esto último no tiene ningún sentido).
Pintar es muy cansino. Que si tapa los muebles, tapa los enchufes, las ventanas, las puertas... ¡por Dios! qué manera de tapar cosas.
Después la pintura. Que si queda raro, que si no me gusta mucho este color, que si ¡uy!, pues sí ha quedado chulo, pero lo sigo viendo raro... Y después el olorcillo que te queda en casa durante días.
No sé, este verano se me está haciendo largo y raro.
No tengo muchas ganas de salir ni de hacer nada. Hacía tanto que no entraba en el blogger que me acabo de dar cuenta de que lo han vuelto a cambiar.
Tengo el cerebro en fase de pruebas: las ideas ya no fluyen como antaño aunque hoy me sienta algo más animada para escribir cualquier chorrada como esta. Debe ser el Prozac que ya empieza a hacer sus efectos, digo yo.
El día 4 fue mi cumpleaños. 28 años ya. Cuando lo pienso es que no me lo creo, me parece que todavía tengo 19 ó 20. Tempus fugit, cruelmente. ¡Hasta me he visto dos canas! ¡No, no y mil veces no! Voy a tener que comprarme el tinte que anuncia mi tocaya Lydia Bosch.
El caso es que fue un cumpleaños bastante deprimente. Es lo que tiene nacer en agosto, que no hay nadie en la city y si hay alguien pasa de ti.
Hasta algunos habituales se han olvidado este año de felicitarme y eso que todos los años se acordaban a pesar de las distancias. Siento que voy perdiendo amigos con los que nunca debí perder el contacto.
Lo malo de cuando una está pachucha una larga temporada es eso: el olvido.
Menos mal que ya estoy mejor de lo mío. Puede que hasta llegue a ser otra vez la vil arpía de antes.
En fin, que este finde tenemos carreras urbanas aquí en el Valencia Street Circuit y desde mi casita se oye el zumbido. Es como tener una colmena gigante colgando del balcón. Bueno, todo sea por la prosperidad de la ciudad...
Y dejo ya de decir cosas que ya está bien por hoy. Al menos he actualizado, que ya era hora!

3 comentarios:

Rayco dijo...

FELICIDADES ATRASADAS!!!!

Tampoco está tan mal. El verano está sobrevalorado, parece que todos tenemos que hacer grandes viajes y vivir grandes experiencias. Ni que fuéramos personajes de una peli de Disney.

Cachovatio dijo...

El aburrimiento, que gran invento. Yo estoy de vacaciones pero este año mi planteamiento es diferente: no voy a salir por ahí de viaje, lo mío va a ser vegetar y esperar al apocalipsis... si no viene, tampoco pasa nada. Me quedo en la city de terracitas y aire acondicionado, que se pongan morenos los demás, que yo soy feliz con mis piernas blancas y melena al viento. Animo.

Sherry dijo...

Como dijo Cachovatio: "El aburrimiento, qué gran invento". Pues yo disfruto los veranos, aunque parezca raro, estando en casa encerrada sin hacer absolutamente NADA. Después de todos los exámenes de finales de curso se te pasan las ganas de salir por ahí. Aunque estas navidades me iré a Andorra.
Aburrirse no es tan malo al fin y al cabo puedes dormir por las noches y no te entra dolor de cabeza...