13 enero 2008

Una tarde con Marilyn

"En el asiento trasero de su coche hay blusas y pantalones tirados, vestidos, cinturones, zapatos viejos, billetes de avión usados, y hasta viejos amantes, que yo sepa. Nunca han visto una suciedad y un desorden tan grandes. ¿Creen que a ella le preocupa? ¿Creen que a mi me preocupa que mañana salga o no salga el sol?"
Billy Wilder, tras rodar "La Tentación vive arriba".

Después de pasar una tarde rodeada de los objetos más cercanos al mito de Marilyn Monroe, una no puede quedar indiferente. Sus vestidos más famosos, fotografías de su niñez, joyas, guiones de películas, hasta su báscula de baño... todo lo que la rodea tiene un halo especial, casi sagrado.

No podía hacer menos que darle un pequeño homenaje en este blog. Sin duda fue una de las figuras más relevantes del siglo XX aunque nunca ganó un premio Nóbel, ni luchó por los derechos de la mujer, tampoco escribió una gran novela... solo fue una actriz que ni siquiera ganó un Oscar, pero Marilyn siempre tendrá algo especial que nos hace recordarla generación tras generación. Más que un homenaje, se trata de un recuerdo a Norma Jean.

Billy Wilder, que la dirigió en Con faldas y a lo loco y La tentación vive arriba dijo de ella:

“A pesar de su impuntualidad, de sus caprichos, de su forma de parecer que está en otro sitio, de lo que sufrí rodando con ella, lo volvería a hacer una y otra vez... el resultado en la pantalla era fascinante..... Increíblemente fascinante".

El cine no seria el mismo sin el nombre de Marilyn Monroe, porque en la época en la que ella brilló con su especial luz, su sola presencia era motivo de todo tipo de comentarios, unos a favor, otros en contra. Fue un fenómeno sociológico que aún, hoy en día, hace que miles de admiradores de todas las partes del mundo nos pongamos a escribir, a navegar por la red, a publicar biografías, a subastar pertenencias del mito, y sobre todas las cosas, quizás la que mas sobresale, es sin duda su misteriosa muerte la noche del 4 de agosto de 1962 sobre la que se han especulado misteriosas tramas políticas, y su supuesto asesinato. Pero con lo que nos quedamos todas las generaciones es el símbolo que siempre fue.

Adoramos su infancia, su lucha incansable por llegar, por eclipsar todo lo que en aquellos años no tuviera su olor o sabor, analizando su magnifico rostro, con las diferentes sendas que de él se desprenden: combinación entre ojos, nariz y labios, haciéndole merecedora de no solo ser el mas grande mito de la historia, sino la imagen con mas vida que ser humano pueda contemplar.

Marilyn Monroe, o Norma Jean Baker, su nombre verdadero, nació el 1 de Junio de 1926 en Los Ángeles, hija de una madre trabajadora de la RKO y de padre desconocido. Su infancia fue dura, porque pasó por varios hogares adoptivos ya que su madre padecía esquizofrenia. A los 16 años empieza a trabajar cosiendo paracaídas, y se casa con Jim Dougherty. Su matrimonio no era más que la búsqueda de un amor paternal, llamaba Papaíto a su marido.
Pero el matrimonio no duró y en el 46 se divorcia, a la vez que conoce a un fotógrafo que le ofrece trabajar de modelo. Marilyn empezó a combinar su trabajo como modelo con clases en el "Actor's Lab", le gustaba leer y escuchar a Mozart.
En aquélla época se pusieron de moda las postales de mujeres desnudas que acompañaron a los soldados yanquis durante la segunda guerra mundial. Marilyn apareció en muchas de éstas, pero la más conocida fue aquella en que aparecía desnuda sobre una toalla roja.
Estas fotos inspiraron a Hugh Hefner para la creación de su famosa revista "Playboy", cuyo primer número llevaba como portada a Marilyn.
La Fox se fija en ella y después de hacerle una prueba, la acabó contratando por un año. A partir de entonces Norma Jean pasaría a llamarse Marilyn Monroe, adoptando el apellido de su abuela. Después de la Fox, la 20th Centuy la contrata por seis meses. Durante este periodo interpreta pequeños papeles secundarios. Su primer papel de relevancia es en un film de serie B “Ladies of Chorus”.
Joseph Mankiewicz se fija en ella en "La Jungla de Asfalto" (1950) y le da un pequeño papel en “Eva al desnudo”. La 20th descubre su talento y la contrata por otros 7 años.

Tras protagonizar "Niagara" y "Los caballeros las prefieren rubias" en el 53, se convierte en una superestrella. En la cena de presentación de su siguiente película "The Seven Year Itch" conoce al jugador de béisbol Joe Dimaggio con quien tendría un breve matrimonio.
Por aquel entonces ya era una sex-symbol, y ella quiso romper con eso y convertirse en una actriz seria. Acude al "New York Actor's Studio", donde conoce al prestigioso director de actores Lee Strasberg. Las clases y el psicoanálisis le ayudan a descubrirse a sí misma.
Su siguiente trabajo en "Bus Stop" en el 56 es alabado por la crítica y remarcan su transformación. Durante este periodo se casa con el dramaturgo Arthur Miller.
Su siguiente película fue "El Príncipe la corista" junto a Lawrence Olivier. Durante este periodo empieza a abusar de los somníferos y el alcohol. Tuvo un romance con Yves Montad, y abandonó el trabajo en su última película "The Misfits" debido a su agotamiento.

Todo aquél que la conoció o trabajó con ella no quedó indiferente. Esto es lo que dijo Clark Gable en el rodaje de The Misfits:

"Creo que Marilyn es diferente para cada hombre ya que, de alguna forma, combina las cualidades que cada uno mas aprecia. Es una especie de extremo, a su modo, con un millón de lados, todos los cuales son fascinantes....es absolutamente femenina y la suya es una feminidad sin maldad. Todo lo que hace Marilyn es diferente a cualquier otra mujer, extraño y excitante, desde la forma de hablar hasta la forma de utilizar su magnifico rostro".

El 5 de Agosto de 1962 aparece muerta en su casa de Brentwood. Presuntamente se había suicidado con una sobredosis de tranquilizantes, pero la verdadera causa todavía sigue sin aclararse.
No sabemos qué habría sido de ella de no haber muerto aquella noche. Lo que sí sabemos es que merecía haber sido más feliz de lo que fue y que hubiera llegado a ser una gran actriz. Nosotros la seguiremos recordando en aquella famosa escena de “La tentación vive arriba” con su vestido blanco levantado por el viento del metro de Nueva York. Una de las escenas con más glamour de la historia del cine.

2 comentarios:

Cachovatio dijo...

Casualmente uno de los regalos de reyes que me han hecho ha sido un cuadro de Marilyn. A veces me quedo mirando la eterna sonrisa que tiene y me pregunto por la angustia vital que tendría que sufrir en sus últimos días para llegar a suicidarse, si es así lo que pasó.

kooka dijo...

aaaaaah esque Marilyn... sólo hubo una.